La Cruz de los Caídos no se toca.

Impulsó el expresidente Rodríguez Zapatero (que no sólo se encargó de llevar a España a la ruina económica con el beneplácito de la cobarde derecha, sino que, además, tuvo tiempo para contribuir a la caída en desgracia de su sociedad) una norma por la que afirmaba reconocer/ampliar derechos y establecer medidas «en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura». Esta Ley, la 52/2007 de 26 de diciembre, mal denominada «de Memoria Histórica», ha servido para que hoy se pongan glorietas a las Brigadas Internacionales y se quiten paseos a Muñoz Grandes… ante el aplauso o la indiferencia de unos y otros. Pero, en los últimos días, una voz se ha alzado contra la corrección política y la insensatez para denunciar el uso arbitrario de la medida y poner en jaque a los que la defienden a ultranza.

foto-callosa-1

Fueron a tocar a la Cruz y a los Caídos y, acaso meramente por la simbología, acaso por negarse a acatar una vez más los dictámenes de revanchistas, corruptos y desalmados, los vecinos de cierto pueblo de España decidieron salir a la calle para impedirlo. Fueron, concretamente, los habitantes del municipio alicantino de Callosa de Segura, que durante las jornadas del 15 y el 16 de diciembre de este año 2016 se personaron en las inmediaciones de la iglesia arciprestal de San Martín para impedir el paso de la grúa que había de retirar su monumento, uno erigido en la década de los cuarenta en recuerdo de cuantos murieron por Dios y por la Patria en el citado lugar. Se había dado la voz de alarma ante la pretensión del Ayuntamiento que dirige el socialista Francisco Maciá, y hombres, mujeres, ancianos y jóvenes no dudaron un momento en acudir a la llamada, dispuestos incluso algunos a velar toda la noche por que la cruz no se moviese de sitio; entre aquellos vecinos hemos de recalcar la presencia de nuestros camaradas de la Jefatura Provincial de La Falange de Alicante, que acompañaron a sus paisanos dejando claro que no renuncian ni renunciarán nunca a defender la honra de sus mejores ni a trabajar por el triunfo de los ideales portaron hasta la muerte.

foto-callosa-2

Finalmente, la retirada del monumento no se produjo. El alcalde, a quien algún callosino recriminó ser el primero en participar de las procesiones de Semana Santa, llegó a un acuerdo con los congregados para no acometer la acción durante las fechas navideñas en que ya nos hallamos; no obstante, es evidente que, a la conclusión de éstas, volverán. Y, de nuevo, volverán a encontrarse con los falangistas. Y con todo el que quiera saldar parte de su deuda con Dios y los Caídos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s